INICIO > Conocimiento de la terapia de luz roja.

¿La terapia de luz roja ayuda con los moretones?

A todos nos ha pasado: accidentalmente te golpeas la pierna con la esquina de una mesa o te dan un codazo en el brazo durante un partido de baloncesto. Antes de que te des cuenta, comienza a formarse un hematoma colorido que causa hinchazón, dolor y sensibilidad.

La terapia con luz roja implica exponer la piel a niveles bajos de luz roja e infrarroja cercana. Las ondas de luz penetran profundamente en los tejidos, desencadenando respuestas celulares beneficiosas que aceleran la curación y reducen la inflamación y el dolor. ¿La terapia con luz roja ayuda con los hematomas? Exploremos cómo la terapia con luz roja puede hacer que usted vuelva a la normalidad más rápido después de lastimarse la piel.

¿La terapia de luz roja ayuda con los moretones?

¿Qué sucede cuando te sale un moretón?

Los hematomas se forman cuando un traumatismo contundente provoca la ruptura de pequeños vasos sanguíneos debajo de la piel llamados capilares. Esto permite que la sangre se filtre hacia los tejidos circundantes. Aquí hay una mirada más profunda al proceso de formación de hematomas:

  • Trauma: los moretones comienzan con algún tipo de traumatismo en la piel, ya sea por chocar accidentalmente con algo o por ser golpeado por un objeto. El área impactada sostiene capilares dañados.
  • Fuga de sangre: cuando los capilares se dañan, la sangre se filtra hacia los tejidos intersticiales circundantes, los espacios entre las células. Esta sangre está atrapada y no tiene adónde ir.
  • Inflamación: la sangre filtrada desencadena una respuesta inflamatoria. Se liberan sustancias químicas inflamatorias como las prostaglandinas, que provocan dolor e hinchazón alrededor del hematoma.
  • Cambios de color: al principio, la sangre acumulada parece rojiza. Pero a medida que la sangre se descompone, los hematomas se vuelven de color púrpura azulado, verde, amarillo y marrón antes de desaparecer finalmente. Este cambio de color se produce cuando la hemoglobina de los glóbulos rojos se descompone en biliverdina y bilirrubina.
  • Absorción: con el tiempo, el cuerpo reabsorbe gradualmente la sangre filtrada y aclara el hematoma. La mayoría de los hematomas sanan completamente en 1 o 2 semanas.

El punto clave es que un hematoma indica inflamación y daño tisular debajo de la piel a nivel microscópico. La terapia con luz roja tiene como objetivo calmar esta inflamación y acelerar la recuperación.

¿Cómo ayuda la terapia con luz roja a curar los hematomas?

Primero es necesario comprender cómo funciona el tratamiento a nivel celular. A continuación se ofrece una descripción general de los mecanismos clave:

  • Aumenta la circulación y el flujo sanguíneo: la exposición a la luz roja provoca una vasodilatación leve: expansión de los pequeños vasos sanguíneos y capilares de la piel. Esto hace que fluya más sangre oxigenada al área magullada, lo que ayuda a eliminar las células sanguíneas dañadas y sus subproductos.
  • Reduce la inflamación y la hinchazón: los efectos antiinflamatorios de la terapia con luz roja ayudan a reducir el exceso de inflamación y la hinchazón alrededor de un hematoma. Esto ayuda a reducir el dolor y la sensibilidad.
  • Estimula la producción de colágeno: el colágeno proporciona soporte estructural debajo de la piel. Aumentar el colágeno con la terapia de luz roja ayuda a reconstruir y fortalecer el tejido afectado por un hematoma.
  • Acelera la reparación y renovación celular: La luz indica a las células de la zona que aumenten su metabolismo y sus procesos de reparación. Esto acelera la renovación de las células dañadas y la reparación de los tejidos.
  • Mejora el drenaje linfático: la luz roja puede mejorar el flujo linfático, mejorando el drenaje del exceso de líquido y los productos de desecho del tejido magullado. Esto ayuda a la normalización de la zona.

Gracias a todos estos beneficios, la terapia con luz roja proporciona energía luminosa curativa capaz de acortar la vida útil de un hematoma. Los tratamientos consistentes pueden acelerar la respuesta curativa natural de su cuerpo.

¿Cómo ayuda la terapia con luz roja a curar los hematomas?

¿La terapia con luz roja produce resultados notables en los hematomas?

Múltiples estudios clínicos han encontrado que la terapia con luz roja funciona eficazmente para tratar los hematomas:

  •  En un estudio de 2020, los participantes utilizaron terapia de luz roja después de procedimientos de cirugía plástica menores. El grupo de luz roja vio una resolución significativamente más rápida de los hematomas y la hinchazón en comparación con el grupo de control.
  • Un estudio en el Journal of Athletic Training* hizo que los atletas usaran terapia de luz roja después de daños musculares y hematomas. La luz roja redujo el dolor muscular y ayudó a que los moretones sanaran en 1 semana.
  •  Los investigadores trataron hematomas en ratas con luz roja. La fototerapia disminuyó el tamaño y la oscuridad de los hematomas en más de un 60% en comparación con los hematomas no tratados.
  •  Muchos estudios adicionales observan una eliminación más rápida de los hematomas, una curación acelerada y una reducción del malestar en comparación con ningún tratamiento.

Si bien los moretones más grandes aún pueden tardar semanas en sanar por completo, la luz roja promete acortar la vida útil en varios días. Con el uso regular, esos feos moretones no tienen por qué durar tanto tiempo.

La seguridad de la terapia con luz roja

Uno de los atractivos de la terapia con luz roja es su excelente perfil de seguridad. La FDA ha aprobado la luz roja como totalmente seguro para uso doméstico. No hay efectos secundarios dañinos, ya que la luz simplemente emite longitudes de onda beneficiosas en lugar de rayos UV o calor.

La terapia con luz roja es muy suave. Puede notar que el área se siente un poco caliente durante el tratamiento a medida que aumenta el flujo sanguíneo. Pero las bombillas no se calientan y no queman la piel.

La luz roja también es totalmente indolora, aunque se debe evitar dirigir la luz a los ojos. Debido a que tiene un riesgo tan bajo, la terapia con luz roja se considera apropiada incluso para niños con hematomas menores cuando se usa cuidadosamente bajo la supervisión de un adulto.

Las únicas personas que deben tener precaución son aquellas con afecciones sensibles a la exposición a la luz, como lupus o porfiria. Para la mayoría de las personas, la terapia con luz roja para los hematomas no tiene desventajas: ¡solo ventajas potenciales en la curación!

Algunos consejos para un uso óptimo

Si desea intentar aprovechar la terapia con luz roja para minimizar un hematoma, es importante implementarla correctamente. A continuación se ofrecen algunos consejos para un uso óptimo:

  • Úselo lo antes posible después de la lesión: es mejor comenzar los tratamientos con luz roja tan pronto como note que se está formando un nuevo hematoma. Esto garantiza que la luz pueda penetrar profundamente y minimizar el sangrado y la inflamación desde el principio.
  • Trate durante 5 a 10 minutos diarios: la mayoría de los dispositivos recomiendan sesiones de 5 a 10 minutos por área. La consistencia es clave: trate de tratar diariamente hasta que el hematoma haya desaparecido por completo.
  • Obtenga luz directamente sobre el hematoma: coloque el panel de luz o el diodo de modo que ilumine uniformemente toda el área del hematoma. Esto garantiza una cobertura total.
  • Siéntese o párese a 3-6 pulgadas de la luz: no presione la luz al ras de la piel, manténgala a unas pocas pulgadas para permitir que las ondas penetren adecuadamente en el tejido.
  • Continúe con el cuidado habitual de los hematomas: puede (y debe) continuar usando métodos de recuperación convencionales como hielo, compresión, ungüentos, etc. junto con la terapia de luz roja para obtener resultados óptimos.

Con el horario de dosificación y la posición adecuados, la luz roja puede hacer su trabajo para estimular cascadas de curación en la piel y los tejidos magullados. ¡Solo tenga paciencia y sea coherente con ello!

Algunos consejos para un uso óptimo

Reddot: una opción superior optimizada específicamente para tratar hematomas

Una vez cubiertos los conceptos básicos, ¿dónde debería buscar para acceder a la terapia con luz roja para sus moretones? Uno de los mejores dispositivos de terapia de luz roja para el hogar proviene de RedDot LED. He aquí por qué se destaca esta opción:

  • Longitudes de onda completamente rojas/infrarrojas cercanas: los emisores RedDot utilizan las longitudes de onda óptimas de 660 nm rojo y 850 nm de infrarrojo cercano que han demostrado ser las mejores para tratar hematomas rápidamente.
  • Potente salida de 50 W: la potente salida de potencia de 50 W garantiza que obtenga suficiente intensidad para una penetración óptima en profundidad en los tejidos magullados.
  • Cobertura completa: El diseño del panel grande de 14×10″ le permite tratar fácilmente hematomas en amplias áreas de superficie como la espalda, las piernas, etc.
  • Plug-and-Play simple: este dispositivo no requiere configuración ni paneles de control complicados. Simplemente conéctalo, enciéndelo y colócalo sobre tu hematoma.
  • Garantía de devolución de dinero de 30 días: RedDot respalda su producto con una garantía de satisfacción: pruébelo sin riesgos para la curación de hematomas.

Con la capacidad de ofrecer longitudes de onda terapéuticas específicas a un precio accesible, RedDot presenta una excelente opción de terapia con luz roja en el hogar para acelerar su recuperación.

Conclusión:

En definitiva, la terapia con luz roja, como tratamiento eficaz, seguro y libre de efectos secundarios, se ha convertido en la primera opción de cada vez más personas en la búsqueda de la belleza y la salud. Nos permite decir adiós a los problemas de los hematomas, pero también nos aporta una mejor calidad de vida. ¡En el futuro, la terapia con luz roja seguirá ejerciendo sus ventajas únicas para brindar salud y belleza a más personas! ¡Esperemos con ansias la terapia de luz roja para crear más milagros!

Publicado por reddotled.com (Consejos para volver a publicar)